ACUERDO DE ESCAZÚ en Perú

La deuda pendiente con nuestros defensores

El 20 de octubre del 2020 el Congreso de la República del Perú, por medio de la Comisión de Relaciones Exteriores, decidió archivar la solicitud de ratificación del Acuerdo de Escazú.

Por: Rut Pérez Saldarriaga

Desde hace un tiempo como Renovemos Nuestro Mundo en Perú venimos conociendo casos de defensores ambientales en distintos lados del territorio nacional.

Una de estas defensoras hace mucho tiempo solicita información sobre la contaminación de un río cercano a su localidad y pide que haya una acción ante ello pues se conoce que hay presencia de contaminantes en la zona y el gobierno local y nacional simplemente se han hecho a la vista gorda con el tema.

Lo mismo ocurre con un grupo de defensores en una zona minera, quienes se han enfrentado de forma local a la empresa minera y han participado en marchas en defensa de los derechos ambientales. Sin embargo, no pueden hablar libremente de esto ni continuar con la lucha directa por temor a sus vidas.

El Acuerdo de Escazú plantea la protección de las y los defensores ambientales y el libre acceso a la información en materia ambiental respecto a cualquier proyecto que se vaya a realizar en algún territorio. No plantea la intromisión en asuntos de soberanía territorial  sino la libre decisión informada de las poblaciones sobre sus territorios. 

Respecto a los defensores, hasta el día de hoy, con todas las “tantas leyes” que tenemos en materia ambiental como indican algunos congresistas, no existe una protección real para aquellos que dedican sus vidas para proteger los ecosistemas de los que depende el bienestar de nuestras comunidades. Si existiese realmente esta protección ¿Por qué los defensores tendrían temor de dar sus nombres por peligro de sus propias vidas y la de sus familias? Ellos requieren una protección real y efectiva que les permita  denunciar sin ser amenazados por personas, empresas o instituciones que atentan contra sus vidas porque constituyen una barrera frente a las ilegales e inescrupulosas actividades en su territorio.

Les invitamos a seguir conociendo a personas que estén en acciones de defensa y les expliquen todo lo que deben vivir día a día. Como por ejemplo, en Cajamarca tenemos el caso de la lucha de tantos años, donde finalmente el poder judicial falló a favor de Máxima Acuña, quien resistió por mucho tiempo a las amenazas que constantemente venía  recibiendo por parte de la minera Yanacocha. 

Por nuestros defensores y defensoras, esperamos que el Acuerdo de Escazú pueda pronto ser ratificado por este último país que aún nos falta, a fin de que se convierta en un instrumento que permita que nuestros gobiernos implementen políticas efectivas para la protección de la vida de los guardianes de nuestra casa común..

Justicia Climática Ya

Comments

comments

Únete a la campaña

Add your name to get email updates and be part of the campaign!